Aceites: ácidos grasos esenciales

Los ácidos grasos esenciales

El ácido linoleico (familia omega-6) y el ácido alfa-linolénico (familia omega-3) no pueden ser sintetizados en el organismo y por lo tanto deben ser obtenidos a través de la dieta. Son necesarios para el crecimiento y el desarrollo, así como para mantener una buena salud. Aunque el cuerpo humano no puede producir estos dos ácidos grasos, sí puede transformarlos en cadenas más largas, que actúan como elementos estructurales de los eicosanoides, que son precursores de hormonas (como las prostaglandinas). Estas sustancias parecidas a las hormonas son importantes en la formación de las membranas celulares e intervienen en la coagulación sanguínea, la cicatrización de heridas y el proceso inflamatorio. Aunque el organismo es capaz de convertir el ácido alfa-linolénico en ácidos de cadena larga EPA (ácido eicosapentanoico) y en menor medida en DHA (ácido docosahexanoico), parece que dicha capacidad es bastante limitada. Por este motivo, también necesitamos obtener directamente de los alimentos estas grasas omega-3 de cadena larga. La fuente más rica en estos ácidos grasos es el pescado graso.


Enfermedad coronaria
La enfermedad coronaria sigue siendo la principal causa de mortalidad entre los hombres y mujeres de Europa (informe sobre la salud de la OMS, 2002).

Existen varios factores de riesgo asociados al desarrollo de la enfermedad coronaria, entre ellos: la hipertensión, el tabaco, la inactividad física, la obesidad, la diabetes, los antecedentes familiares y los niveles elevados de lípidos en sangre (colesterol total, colesterol LDL, triglicéridos). Algunos de estos factores están relacionados con la dieta, especialmente, los niveles de lípidos en sangre.

Efectos de las grasas alimentarias sobre los niveles de lípidos en sangre.

Colesterol procedente de la dieta

Para la mayoría de las personas, el consumo de alimentos que contienen colesterol, como los huevos, el marisco y el hígado, tiene poco efecto sobre los niveles de colesterol en sangre. Sin embargo, existe un reducido número de individuos en los que se da una hiperrespuesta al colesterol de los alimentos, por lo que tienen limitar la ingesta de colesterol.

¿Qué es el colesterol?
El colesterol es una sustancia grasa que está presente de forma natural en todos los tejidos animales, incluido el cuerpo humano. Una parte del colesterol es utilizada por el organismo como componente estructural de las membranas celulares y para la formación de las hormonas sexuales y los ácidos biliares, que ayudan a absorber y digerir las grasas procedentes de la dieta. Un exceso de colesterol o de triglicéridos en la sangre puede provocar anomalías cardiovasculares. Más de las tres cuartas partes del colesterol de la sangre son producidas por el organismo, mientras que el resto procede de nuestra dieta. El colesterol es transportado en la sangre en forma de lipoproteínas: las LDL (lipoproteínas de baja densidad) y las HDL (lipoproteínas de alta densidad). Una concentración elevada de colesterol LDL constituye un factor de riesgo de la enfermedad coronaria, por lo que a veces se denomina "colesterol malo". El colesterol HDL favorece la eliminación del colesterol y se considera que las concentraciones elevadas del mismo son beneficiosas, por lo que a menudo se denomina "colesterol bueno" Cuanto más elevado sea el nivel de HDL de una persona menor será el riesgo de que padezca enfermedades cardiacas. Es conveniente consumir alimentos que ayuden a reducir los niveles de LDL y a elevar o mantener los niveles de HDL. La actividad física también incrementa los niveles de HDL.

Grasas saturadas
El consumo elevado de grasas saturadas tiene un efecto mucho mayor sobre los niveles de colesterol en sangre que el consumo de alimentos ricos en colesterol. Está demostrado que las grasas saturadas son el componente dietético que más influye en los niveles de colesterol total en sangre y de colesterol LDL, pero no todos los ácidos grasos tienen la misma influencia en el incremento de colesterol. Los ácidos grasos con cadenas medianas (p. ej.: láurico C12:0, mirístico C14:0 y palmítico C16:0) tienen en general más efecto que los ácidos con cadenas de mayor longitud

Grasas monoinsaturadas
Existe mucha información en la que se afirma que comer menos grasas puede ser bueno, pero recientemente se ha comprobado que la ingesta moderada de grasas con una composición adecuada es la mejor manera de controlar el nivel de lípidos en sangre y de gozar de una buena salud a largo plazo. Esto se debe en gran parte a que el consumo de cantidades moderadas de grasa ayuda a mantener los niveles de colesterol HDL, el colesterol "bueno". También puede ayudar a evitar el incremento de triglicéridos en sangre, que a veces se da cuando se incluyen en la dieta grandes cantidades de carbohidratos, como sustitutos de las grasas (las dietas bajas en grasas suelen ser ricas en carbohidratos). Un aumento del consumo de ácidos grasos monosaturados puede reducir los niveles de colesterol LDL, aunque cabe la posibilidad de que este efecto se deba en gran medida a que se reduce la cantidad de grasas saturadas de la dieta.

Grasas poliinsaturadas
Se ha comprobado que los ácidos grasos de cadena larga de la familia omega-3 que se encuentran en el pescado protegen contra las enfermedades cardiacas. En los países en los que la población consume una gran cantidad de pescados grasos, como Japón, la prevalencia de enfermedades cardiacas es proporcionalmente baja. El consumo habitual de pescado reduce los niveles de triglicéridos en sangre y el riesgo de formación de coágulos. No parece que estos ácidos grasos de cadena larga del pescado tengan consecuencias beneficiosas sobre el colesterol en sangre, sino que sus efectos son más bien neutros a este respecto. Los ácidos grasos poliinsaturados de la familia omega-6 poseen potentes propiedades que contribuyen a reducir el colesterol LDL y protegen contra las enfermedades cardiacas. Sin embargo, una gran cantidad de grasas poliinsaturadas omega-6 puede reducir los niveles de colesterol HDL o colesterol "bueno". Por este motivo y por las preocupaciones con respecto al posible efecto adverso de los ácidos grasos poliinsaturados sobre la oxidación de LDL, es aconsejable no consumirlos en cantidades excesivas.





prensandoenfrio.com
  • DESCUBRE la caricia natural de los aceites vegetales.

    Descubre un nuevo mundo natural con la amplia gama de aceites vegetales para el cuidado y belleza de nuestro cuerpo. Esencias de la naturaleza extraídas de frutos y semillas naturales totalmente ecológicas como el sésamo, la almendra, el lino, el argan, o la Chía.

    PRODUCTOS NATURALES utilizados durante siglos como alimentos básicos o para el tratamiento de enfermedades, hoy en día renacen por una necesidad de volver a lo tradicional, a lo natural, huyendo de los productos químicos y agresivos con nuestra salud y con el medio ambiente.

    Con una elaboración del aceite artesanal mediante la técnica del prensado en frio, imprescindible para que conserven todas sus propiedades naturales y terapéuticas, se extrae de cada tipo de semilla la esencia de la vida para aplicarlo en aceites esenciales, cosmética natural y ecológica, aromaterapia y tratamientos de belleza y salud.

    Si te apasiona el mundo natural, disfrutaras descubriendo las propiedades de estos aceites naturales. Consigue esa piel elástica, suave, reduce las irritaciones y mejora el sistema inmunológico de tu piel con la seguridad y tranquilidad de estar utilizando productos naturales para embellecer y sanar tu cuerpo.

    Aceites hidratantes, para masajes, suavizantes y protectores de la piel, regenerantes y relajantes. Son la alternativa más saludable para el cuidado de nuestro cuerpo y como protectores naturales de la piel que son, su utilización en la elaboración de productos cosméticos y de higiene corporal es más que reconocida.
  • Prensas para aceites de semillas:
    extrae toda la esencia de la naturaleza.

    Las prensas para elaborar aceite por el método de la extracción en frio es la manera tradicional y mas natural de elaborar aceite de semillas y frutos, evitando su precalentamiento y por consiguiente la perdida de muchas de sus propiedades, cosa que ocurre con los aceites de elaboración industrial.

    La extracción de aceite procedente de semillas oleaginosas se sigue realizando hoy e día de forma artesanal por aquellos que quieren conservar todos los nutrientes y efectos beneficiosos de una gran cantidad de semillas y frutos.

    Produce tus propios aceites naturales, medicinales o culinarios. Elige las mejores semillas ecológicas, de sésamo, lino, uva, o frutos como la oliva, la nuez o la avellana y conseguirás elaborar productos naturales y de primera calidad de forma ecológica y artesanal conservando todas las propiedades gastronómicas y curativas de cada semilla.

    Elaborar aceite de forma natural y sin disolventes nunca ha sido tan fácil. Si tu negocio es un herbolario, parafarmacia o tienda de productos naturales y ecológicos atiende una demandad en alza y con futuro. Sorprende a tus clientes con aceites artesanales producidos por ti mismo con la facilidad que te ofrecen una prensa practica y sencilla de utilizar, de corte tradicional y de mediano formato, o elabora el aceite para casa, desarrollando el buen gusto por conseguir una producción propia que si bien no cuenta con una alta rentabilidad y productividad si con la calidad y satisfacción de lograr un producto sano y natural.
  • ¿Conoces la chía?
    El milagro de la naturaleza, la revelación de los incas.

    Son una fuente de salud y vida que durante años nadie ha recordado, pero las semillas de chía no es un producto nuevo, fruto de la actual fiebre por lo natural y ecológico sino que ha sido un producto natural consumido de forma habitual como alimento básico y como solución a muchas de enfermedades por los antiguos pueblos precolombinos. Una herencia natural que ha estado desaparecida durante años, olvidada en nuestra dieta y que ahora vuelve a ser protagonista al comprobarse su excelente potencial nutricional.
    Hoy en día numerosos estudios han demostrado las innumerables propiedades beneficiosas para la salud de las semillas de chía, una semilla milagrosa fuente de energía y vitalidad natural que se puede consumir molida añadiéndola a cualquier alimento o bebida, o en forma de aceite natural prensando las semillas.

    Protege tu salud con un alimento natural considerado como un tesoro digno de dioses. Viejos alimentos que nos ofrecen un futuro mejor, una bomba natural cargada de antioxidantes, vitaminas, minerales, proteínas y sobre todo con una gran cantidad de omega 3.

    Descubre el secreto de los incas, sus propiedades medicinales y terapéuticas, aumentara tu rendimiento físico, , mejorara tu sistema inmunológico aumentando las defensas, fortalecerá tus huesos y tu memoria, reducirá el colesterol y mejorarán tus digestiones y el tránsito intestina por su alto contenido en fibra, además de luchar contra el envejecimiento.

    El fruto de la eterna juventud, un refuerzo natural para el cuerpo y la mente, un recurso olvidado que te permite un alimentación saludable y previene enfermedades de forma sencilla y natural.
  • La stevia
    Endulza tu vida de forma natural.

    Acepta el desafío, descubre una planta curativa revolucionaria y lucha de forma natural contra los edulcorantes químicos tan nocivos para la salud.

    La stevia, también conocida como la hierba dulce, es un arbusto originario de Paraguay y Brasil que los indios ya consumían masticando sus hojas por su agradable sabor dulce.
    Es el edulcorante más sano y natural que marcara un antes y un después en el mundo de la alimentación y la salud por sus increíbles propiedades medicinales:


    - regula la presión arterial
    - regula el nivel de azúcar en la sangre, por lo que es ideal para los diabéticos
    - es utilizada como antiséptico bucal por lo que retrasa la aparición de caries
    - es diurética
    - mejora las digestiones
    - no tiene calorías
    - es un poderoso antialérgico
    - refuerza el sistema inmunológico
    - tiene propiedades antioxidantes y antiinflamatorias

    Dentro del amplio mundo de las plantas medicinales se la puede considerar como un regalo de la naturaleza convirtiéndose en el símbolo de la lucha contra los edulcorantes químicos.
    Un maravilloso descubrimiento que te abre las puertas a un mundo más sano donde. conocerás las alternativas más naturales para mejorar y cuidar tu salud.

    Tu cuerpo te pide un cambio, una alimentación saludable y ecológica. Tómala en polvo como el azúcar endulzando comidas y bebidas, o directamente sus hojas en forma de infusiones, como mejor conserva todas sus propiedades. Y como cosmético, un concentrado de stevia utilizada como mascarilla funciona como antiarrugas, estirando y suavizando la piel solucionando también problemas de dermatitis, acné o eczemas.
prensandoenfrio.com
21 sql / 3 sqlseo / 0.05252194